JUDICIAL

JUDICIAL

Una fiscal adscrita a la Unidad de Administración Pública de la Seccional Caquetá, le imputó los supuestos delitos de interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación a favor de terceros y uso de documento falso, según su responsabilidad, al alcalde de San Vicente del Caguán, Julián Alfredo Perdomo Losada; su secretaria administrativa, Katherin Chica Floriano; y la contratista Blanca Omaira Hernández Ladino, por presuntas irregularidades detectadas en la contratación para mitigar la pandemia del COVID – 19 durante el año 2020 en esa municipalidad.

De acuerdo con el director de Fiscalías en Caquetá, Diego Peñuela Reina, los hechos materia de investigación ocurrieron entre noviembre y diciembre del año pasado.

“En ese lapso de tiempo, Perdomo Losada, en calidad de alcalde municipal, y Katherin Chica Floriano, como secretaria administrativa, se habrían interesado indebidamente en provecho de Blanca Omaira Hernández Ladino, quien era la representante legal de la Empresa HYM Soluciones Empresariales Zomac. Al parecer, lo actuado tenía como finalidad que se le adjudicara a Hernández Ladino el contrato de compraventa número 366 de 2020, cuyo objeto era la compra de insumos destinados para el desarrollo de acciones en salud pública y el talento humano de la Administración Municipal en el marco de la emergencia sanitaria por $ 85’748.540”.
 
Según los investigadores del Grupo de Administración Pública del CTI, los procesados utilizaron cotizaciones falsas que sirvieron de soporte en los estudios previos, favoreciendo así a la contratista.
 
“De esta manera, habrían vulnerado los principios de selección objetiva y transparencia. Igualmente se estableció que en la ejecución del contrato de compraventa hubo un sobrecosto por 35 millones de pesos”.
 
Peñuela Reina finalmente dijo que ninguno de los procesados aceptó responsabilidad alguna y, la próxima audiencia, será de acusación. 

Un fiscal adscrito al Centro de Atención Integral de Víctimas de Abuso Sexual, CAIVAS, imputó cargos y logró medida de aseguramiento intramural contra Héctor Ospina Acevedo, ya que sería el presunto responsable de los delitos de feminicidio agravado en la modalidad de tentativa y acceso carnal abusivo con incapaz de resistir.

El director de Fiscalías en Caquetá, Diego Peñuela Reina, explicó que los hechos materia de investigación están relacionados con el ataque del que fue víctima María Luisa Tovar, una mujer de 32 años con discapacidad auditiva, el pasado 3 de octubre en Florencia.

“La víctima, según la información recolectada por las autoridades, se encontraba departiendo con su posible agresor, quien también padece discapacidad auditiva, en el barrio Ciudadela Habitacional Siglo XXI. Durante un rato compartieron la ingesta de licor y sostuvieron relaciones sexuales consentidas. Sin embargo, cuando la mujer, al parecer, se quedó dormida, el sujeto la habría empalado, causándole graves lesiones con un objeto contundente punzante de aproximadamente 26 centímetros de largo”.

El funcionario recordó que la afectada tuvo que ser atendida de urgencia y se encuentra en cuidados intensivos en una clínica de Neiva, Huila.

“Entretanto, la Fiscalía inició las indagaciones respectivas para dar con el paradero del sospechoso, logrando la captura en su casa mediante diligencia de allanamiento y registro. En audiencias concentradas no aceptó los cargos enrostrados y permanecerá privado de la libertad en la cárcel El Cunduy de la ciudad”.

Recluidos en la cárcel El Cunduy de Florencia pagarán su pena Juan Sebastián Oviedo y Faustino Velásquez, tras ser condenados a 21 años de prisión por el homicidio del exgobernador de Caquetá, Germán Medina Triviño, ocurrido el pasado 30 de marzo en esta capital.

Así lo anunció el director seccional de Fiscalías, Diego Peñuela Reina, quien sostuvo que los implicados fueron capturados en mayo junto con Mauricio Guzmán Ramos, aún vinculado al proceso.  

“La Fiscalía logró que Juan Sebastián Oviedo y Faustino Velásquez fueran condenados a 21 años y seis meses de prisión por este hecho, el cual ocurrió cuando la víctima se encontraba frente a su casa, ubicada en el barrio Torasso de Florencia. Allí fue sorprendido por varios hombres que se desplazaban en moto y que le dispararon en repetidas ocasiones”.

Agregó que Oviedo y Velásquez aceptaron su responsabilidad por los delitos de homicidio y fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego agravados.

“Tras la aprobación de un preacuerdo con la Fiscalía, el Juzgado Segundo Especializado de Florencia emitió la condena que quedó en firme”.

Con medida de aseguramiento preventiva fue cobijado Gustavo Barreto Jiménez debido a que, según las autoridades, es el presunto responsable del homicidio de cuatro personas en enero de este año en zona rural de Florencia.

El director de Fiscalías en Caquetá, Diego Peñuela Reina, explicó que en un trabajo coordinado con la Policía Nacional, se logró la captura y judicialización del hombre.

“En Belén de los Andaquíes, la Fiscalía a través de su policía judicial, en un trabajo coordinado, logró la judicialización de Gustavo Barreto Jiménez, ya que sería el responsable del homicidio de cuatro personas en una reconocida gallera ubicada a las afueras de la ciudad de Florencia”.

El hombre, de 28 años de edad, fue presentado en audiencias preliminares en las que un fiscal especializado que lidera la investigación le enrostró los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo con tentativa de homicidio agravado, en concurso además con fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego.

“Si bien no aceptó haberlos cometido, fue enviado a la cárcel como medida de aseguramiento preventiva. Recordemos que las víctimas del múltiple crimen fueron identificadas como Yulián Sánchez Collazos, Luis Guillermo Rúa, Kevi Alejandro Calderón Mavesoy y Albeiro Sánchez Varga, quienes fueron ultimados con arma de fuego el 10 de enero del año en curso en la gallera El Picotazo, ubicada en la vereda Mochilero”.

De igual manera quedaron heridos Nicolás Díaz, Yordan Arturo Hoyos Lozada, Camilo Collazos Silva, Rodrigo Ramos y Jhon Fredy Mavesoy Bonilla.

Según las actividades investigativas, el procesado habría disparado en contra de estas personas cuando se encontraban departiendo en el sitio público. Barreto Jiménez estaba acompañado, al parecer, de otras tres personas portando pistolas calibre 9 milímetros.

“El ataque estaría relacionado, aparentemente, con ajuste de cuentas por tráfico de estupefacientes”.

Una caleta que contenía en su interior armas y que pertenecería a las disidencias de las Farc, fue encontrada por las autoridades de Caquetá en las últimas horas.

De acuerdo con el informe entregado por el director seccional de Fiscalías, Diego Peñuela Reina, los hechos ocurrieron en zona rural del municipio de Curillo.

“La diligencia se hizo en cumplimiento a la verificación de información dada por fuente humana, la cual daba cuenta de la existencia de un depósito con material de guerra en la vereda Las Delicias”.

En el lugar, policía judicial del CTI de la Unidad Local de Belén de los Andaquíes, junto con personal de las Fuerzas Militares, incautaron 881 cartuchos calibre 7.62, 10 minas antipersonales, siete kilos de explosivo anfo y 10 metros de cordón detonante, entre otros elementos

“Además encontraron material de intendencia como un buzo pixelado con bordado alusivo a la compañía Ciro Castro del frente Carolina Ramírez”.

El funcionario recordó que todo este material se dejó a disposición de una fiscalía seccional por el delito de fabricación, tráfico y porte de armas de uso privativo de las Fuerzas Armadas.

Gracias a la información entregada por la Red de Participación Cívica y las labores de inteligencia, se logró la captura de un hombre que sería el cabecilla de finanzas del Grupo Armado Organizado Residual compañía Óscar El Mocho de la Segunda Marquetalia y que tendría injerencia en los departamentos de Huila y Caquetá.

Así lo dio a conocer el coronel Eduardo Alberto Arias Rojas, comandante de la Novena Brigada del Ejército con sede en Neiva, quien explicó que éste es un nuevo golpe a las estructuras ilegales que intentan posicionar sus acciones delictivas en la región.

“Se trata de Pedro Sánchez Méndez, alias ‘Alexander Hernández’ o ‘Willinton’, cabecilla de finanzas del Grupo Armado Organizado Residual compañía Óscar el Mocho de la Segunda Marquetalia y quien habría sido designado cabecilla por Almin Rada Rada, alias ‘Brandon’, neutralizado el pasado 29 de septiembre”.

Según el alto oficial, el hoy detenido tenía la misión de liderar las exigencias económicas a agricultores, comerciantes y empresas contratistas de Huila y Caquetá, concentrando su accionar delictivo en los municipios de Neiva, Baraya y Tello.

“El hombre fue capturado en el municipio de Tello, Huila, específicamente en la vereda Cedral. Allí, en un estadero público donde se encontraba jugando gallos, la acción conjunta entre el GAULA de la Novena Brigada y de la Policía permitieron su aprehensión luego del enfrentamiento a disparos contra la Fuerza Pública al intentar evadir la acción operacional”.

Así mismo, le fue incautada una pistola Prieto Beretta calibre nueve milímetros con dos proveedores y 31 cartuchos para la misma, arma que al parecer empleaba durante sus acciones intimidatorias a los gremios productivos de la región.

‘Willinton’ cuenta con un amplio prontuario delictivo con registros judiciales por los delitos de homicidio agravado contra servidor público, concierto para delinquir agravado, lesiones personales y fabricación, tráfico y porte de armas de fuego por hechos registrados entre los años 2010 y 2011.

Igualmente presenta anotaciones en la base de datos de inteligencia militar por hechos de piratería terrestre en la vía Ibagué - Chaparral en el año 2018. Sus más recientes actividades delictivas se relacionan con las exigencias económicas para fortalecer el andamiaje financiero de la estructura, misión que cumplía mediante llamadas, correos humanos, entrega de panfletos y grafitis alusivos a la columna móvil Teófilo Forero Castro.

Página 1 de 38

FACEBOOK

Instagram

Top