POLÍTICA

POLÍTICA

Con la presencia del gobernador de Caquetá, Arnulfo Gasca Trujillo; el gerente de COFEMA, Milton Chávez López; varios Alcaldes, Diputados y expendedores de carne, se realizó una nueva reunión del Comité Cárnico de la región y en la que se analizó la situación que se viene presentando por el incremento del sacrificio clandestino de bovinos y porcinos.

En este sentido, Chávez López explicó que lo que se busca es trabajar de manera articulada con las autoridades correspondientes para que su entidad sea la encargada de hacer el abastecimiento de carne en canal en las poblaciones.

“Buscamos hacer inversiones con recursos de la Gobernación del Caquetá y una cofinanciación por parte de las Alcaldías para garantizar el abastecimiento de todos los municipios del Caquetá. Cabe resaltar que los Alcaldes tienen la intención de formalizar el mercado cárnico en sus diferentes poblaciones, por lo que se seguirán haciendo reuniones sectoriales para formalizar el abastecimiento de carne en cada localidad”.

De otro lado el mandatario de los caqueteños manifestó su preocupación por la proliferación del sacrificio clandestino, lo que ocasiona la comercialización de carne de forma ilegal.

“Los Alcaldes y expendedores de carne dieron a conocer a conocer la problemática que tienen con las plantas locales; pero también, la problemática que hay por el sacrificio clandestino, dado que la carne que se está consumiendo en todos los municipios es ilegal, no es carne de calidad y genera riesgo para la salud al ocasionar enfermedades de tipo zoonótico”.

Agregó que el propósito es que se haga el beneficio en las plantas autorizadas y que estén ubicadas en todo el departamento, particularmente en COFEMA porque es una planta nacional que cumple con el 75% de las exigencias establecidas en el Decreto 1500.

“Desde la Gobernación del Caquetá, estamos trabajando en dos proyectos para el fortalecimiento de COFEMA. Igualmente para darle a los municipios cuartos fríos y carros tipo termoking para transportar la carne desde COFEMA hacia las poblaciones. Por esta razón, le he pedido a los Alcaldes que nos ayuden con unos recursos para fortalecer estas iniciativas que buscan comercializar la carne en óptimas condiciones”.

El ministro de Agricultura y Desarrollo Rural, Rodolfo Zea Navarro anunció que ‘El Campo Emprende’, programa liderado por el Gobierno Nacional y cooperación internacional, está cofinanciando y brindando acompañamiento integral a emprendimientos ambientales y económicamente sostenibles como el de la Asociación Andino Amazónica para la Recuperación del Material Reciclado - Brillos de Navidad, la cual ha elaborado más de 1.000 figuras decorativas con cerca de 200.000 botellas de plástico y que provee a las Alcaldías de San José del Fragua y Curillo de la iluminación navideña y otros elementos decorativos que se han convertido en atractivos turísticos de la región.

Vianey Soto, integrante de esta asociación, explicó que una vez por semana rescatan las botellas del relleno sanitario que son recolectadas con el apoyo de la empresa de aseo del municipio.

“Posteriormente las desinfectamos, las lavamos, las cortamos, tejemos las figuras, las pintamos y ensamblamos con estructuras metálicas”.

En ese mismo sentido, el ministro Zea Navarro sostuvo que el Gobierno Nacional está comprometido con el cuidado del medio ambiente; por esta razón, apoyan la implementación y el fortalecimiento de iniciativas como ésta que generan ingresos y empleos, aprovechan los residuos y evitan la contaminación de las fuentes de agua y promueven el turismo en la ruralidad colombiana.

“Gracias a ‘El Campo Emprende’, los emprendedores fragüeños fortalecieron sus capacidades empresariales y recibieron recursos para la compra de soldadores, cautines, tijeras, cortadoras, pulidoras, compresores, pintura, alambre, manguera y alicates, entre muchos otros elementos necesarios para la elaboración de las figuras”.

El jefe de la cartera agropecuaria detalló que, durante este Gobierno, este importante programa ha destinado 7.640 millones para la creación y el fortalecimiento de 191 asociaciones de Caquetá repartidas en 117 ideas de negocio de producción agropecuaria, 44 de otros servicios rurales como tiendas comunitarias, talleres de confecciones y tiendas
agropecuarias, 25 de adecuación o transformación de la producción primaria, cuatro de producción y comercialización de artesanías, y una de servicios de turismo rural.

“Esta inversión ha beneficiado a 2.087 familias de todos los municipios de Caquetá, excepto Florencia”.

 

Cerca de 217 Unidades de Servicio, UDS, del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, han sido habilitadas para que los menores regresen a su educación inicial de manera presencial.

El director de la entidad en Caquetá, Bertulio Cabrera Plazas, explicó que serán atendidos 4.867 niños en los 16 municipios del departamento.

“El regreso a la educación inicial de la primera infancia es ofrecido por madres comunitarias, agentes educativos y todo el talento humano en Centros de Desarrollo Infantil, CDI, Hogares Infantiles y Desarrollo Infantil en Medio Familiar. Con el regreso a la presencialidad, se busca garantizar la atención integral a los pequeños que acuden a las Unidades de Servicio siguiendo todos los protocolos de bioseguridad para su cuidado, el de sus familias y todo el talento humano”.

Por esta razón, y de manera especial, invitó a los padres de familia y cuidadores para que lleven de nuevo menores a los CDI y Hogares Comunitarios.

“Ahí los estará esperando todo el personal capacitado que tenemos para seguir atendiendo a la población objeto”.

Finalmente el funcionario dijo que la atención bajo el esquema de presencialidad está acompañada de la vacunación a los cuidadores que atienden a la primera infancia, lo que garantiza la confianza necesaria para que los padres de familia lleven a sus hijos a desarrollar sus actividades lúdicas y pedagógicas.

 

La Cooperativa Multiactiva para el Buen Vivir y la Paz del Caquetá, Coombuvipac, ubicada en el municipio de La Montañita y que está integrada por 114 excombatientes de las Farc que hoy adelantan su proceso de reincorporación, logró llegar a acuerdos comerciales que permitirán que la piña que se cosecha en el antiguo ETCR de Agua Bonita llegue a los supermercados de Florencia.

Para esto, semanalmente llegará a la ciudad una tonelada de la fruta desde las tres hectáreas donde se produce y que, hoy por hoy, es uno de los proyectos productivos que tienen los excombatientes para su sustento. De hecho, tienen la planta procesadora que permite la transformación del producto en derivados como pulpa y mermelada que son puestos en venta en las tiendas de los municipios de la región.

Nilson Nectario Gómez, directivo de la cooperativa, explicó que éste es un buen comienzo para sus compañeros.

“Estamos seguros que la comercialización de la piña va a ser todo un éxito y sabemos que con este aliado podemos comercializar muchos más productos de los que se cultivan en el antiguo ETCR como carne de cerdo, huevos, peces, confección de los uniformes y fabricación del calzado”.

Igualmente este paso se convierte en una de las acciones que se empiezan a generar con los empresarios locales para impulsar nuevas oportunidades de sostenibilidad económica que beneficien a este grupo poblacional.

Hasta el resguardo Monochoa de los pueblos indígenas Witoto y Muinane, localizado en el municipio de Solano, sur de Caquetá́ y que tiene una extensión de 417.883 hectáreas, llegaron funcionarios de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, para dar a conocer el proyecto ‘Modelos Innovadores de Conservación del Programa Páramos y Bosques’, el cual ejecuta la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, en esta parte del país.

Dicha visita se realizó en el marco de las diferentes estrategias que se están llevando a cabo para frenar la deforestación en la Amazonía Colombiana; por esta razón, se llegó con la iniciativa de Reducción de Emisiones de Gases de Efecto Invernadero por Deforestación y Degradación de los Bosques, REDD+, la cual es formulada con comunidades campesinas, afrodescendientes e indígenas y, de esta manera, se invita a las comunidades con territorios con grandes extensiones de bosque natural a que combatan este flagelo y la degradación forestal a cambio de una compensación económica.

Waldemiro Hernández Ortiz, gobernador de la comunidad de Tirivita de Monochoa, explicó que su comunidad siempre ha protegido el bosque.

“Lo consideramos como nuestra madre porque nos brinda alimento, animales, frutas, madera para construir las malocas y leña para cocinar, además de plantas medicinales y oxígeno para vivir. A veces lo lastimamos mínimamente para cultivar nuestra comida en las chacras, pero después se regenera con las siembras que le hacemos”.

Pese al lenguaje complejo que encierra este tipo de proyectos, durante cinco días consecutivos de formación, los indígenas estuvieron atentos y dispuestos a participar en los talleres que estuvieron acompañados por tradiciones como el mambeo, el tabaco y el consumo de productos locales como casabe, fusionando el conocimiento y la visión ancestral con el conocimiento occidental.

Así mismo, por cuenta de la tala y el uso indiscriminado, reconocieron la desaparición de especies forestales como el canelo de los Andaquíes, especie aromática y medicinal, y el Cumare, palma nativa de la Amazonía con usos en la producción de aceite, la industria cosmética, la gastronomía y las artesanías.

“Esta selva está como está porque los mayores nos han transmitido la forma de cómo conservarla, sin ánimo de lucro, esto nos nace del corazón. Queremos cuidarla para Colombia, para el campesino, para nosotros y para el mundo entero. Queremos que el mundo entero, los que no tienen selva, nos cuiden a nosotros para nosotros continuar cuidándola”, puntualizó Heriberto Rodríguez, gobernador de la comunidad Guaymaraya, Resguardo Indígena Monochoa.

El Departamento Administrativo de la Función Pública, DAFP, presentó los resultados del Índice de Desempeño Institucional, IDI, vigencia 2020, en los que destacó el esfuerzo de las Alcaldías de los municipios con Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, que obtuvieron los mayores puntajes y esfuerzos en el indicador. Para el caso del departamento de Caquetá, sobresale la localidad de San Vicente del Caguán con un 81.9%.

El anuncio lo hizo el director de la entidad, Nerio José Alvis Barranco, quien explicó que con estos indicadores se demuestra el mejoramiento en la gestión administrativa.

“El esfuerzo de los Alcaldes y de los servidores de los municipios PDET para mejorar la gestión administrativa en sus poblaciones es notorio y los resultados del IDI del año pasado demuestran que el trabajo que realizan en sus territorios es cada vez mejor.

En este orden de ideas, los municipios con los mayores puntajes en el Índice de Desempeño Institucional para la vigencia 2020 fueron San Vicente del Caguán, Caquetá; San Juan del Cesar, La Guajira; Roberto Payán, Nariño; López de Micay, Cauca; Chaparral, Tolima; y San José de Uré, Córdoba.

Entre tanto, las Alcaldías de los municipios PDET con los mayores esfuerzos para aumentar su puntaje en el IDI fueron Roberto Payán, Policarpa y Magüí, Nariño; El Carmen de Bolívar, Bolívar; y Guapi, Cauca.

“Les recordamos a los entes territoriales que obtuvieron los menores puntajes, que tendrán el apoyo que requieran desde Función Pública para ayudarles a identificar las oportunidades de mejora y, de esta manera, avanzar en el IDI”, puntualizó el funcionario.

Página 1 de 27

FACEBOOK

INSTAGRAM

Top