Mostrando artículos por etiqueta: estupefacientes

En centro carcelario fue recluido Jhon Fredy Gómez Calderón, alias ‘Patilla’, presunto integrante de las disidencias de las Farc que delinquen en Caquetá y capturado en las últimas horas porque supuestamente sería el encargado de cobrar dinero producto de extorsiones.

El anuncio lo hizo Diego Peñuela Reina, director de Fiscalías en el departamento, quien aseguró que este resultado se da tras una investigación articulada entre el ente acusador y la Policía Nacional.

“Alias ‘Patilla’ sería supuesto integrante de la estructura Miller Perdomo que hace presencia en la región. De acuerdo con el material de prueba, el procesado haría parte de la comisión de finanzas de esta organización y sería el responsable de recopilar el dinero producto del cobro de extorsiones a ciudadanos, comerciantes y trasportadores de esta parte del país”.

El funcionario recordó que, al parecer, estaría encargado de la compra y venta de la base de coca y de rendir informes a los máximos cabecillas sobre el movimiento de dinero.

“En la investigación se constató que este hombre habría participado en un homicidio por el control de las zonas de producción y salida de estupefacientes. Así mismo, hay indicios de que adquiría armamento, munición, material de intendencia y de comunicaciones para los integrantes de la estructura disidente”.

Por esta razón, un fiscal de la Dirección Especializada contra las Organizaciones Criminales imputó a Gómez Calderón los delitos de homicidio, concierto para delinquir agravado con fines de extorsión y tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, los cuales no fueron aceptados por el sujeto.

En primera instancia, un juzgado del circuito de Florencia condenó a José Antonio Alegría por el delito de tráfico de estupefacientes y lo sentenció a la pena de cinco años y medio de prisión; además, deberá pagar una multa de tres salarios mínimos legales mensuales vigentes y, por el mismo período de la pena principal, no podrá ejercer cargos ni funciones públicas.

Diego Peñuela Reina, director de Fiscalías en Caquetá, explicó que el sujeto fue detenido en octubre del 2020 luego de que se evidenciara que posiblemente hacía parte de una organización delincuencial denominada ‘Los del Callejón’ o ‘Los de la Burra’, la cual tenía injerencia en el sector conocido como El Callejón, ubicado en el barrio San Luis de la capital caqueteña y el sector Idema.

“El fiscal especializado asignado al caso, lo acusó de tres hechos delictivos en los que participó: dos como ‘campanero’ dando aviso a sus cómplices de la presencia de las autoridades durante la venta de dosis de bazuco y en otro como vendedor. Todos estos elementos de prueba se lograron recaudar mediante agente encubierto, quien cumpliendo el papel de supuesto comprador, logró identificar la actuación delictiva del hoy encartado”.

Cabe resaltar que el hombre se enfrentará a juicio por el delito de concierto para delinquir.

Una de las modalidades utilizadas para el expendio de estupefacientes en la ciudad de Florencia descubierta por las autoridades, es a través del domicilio, donde hasta la puerta de la residencia de los consumidores llegaban los supuestos integrantes de la banda ‘Los Zorros’ para obtener ganancias mensuales cercanas a los 32 millones de pesos.

El coronel Oscar Lamprea, comandante del Departamento de Policía en Caquetá, explicó que dicha modalidad se da a raíz del confinamiento ordenado para combatir el COVID – 19 en la región.

“Investigadores de la Sijín, durante siete meses, le siguieron los pasos a cinco personas que estarían comercializando 48 mil dosis de alucinógenos al mes, actividad que genera ingresos cercanos a los 32 millones de pesos”.

Según el oficial, en el transcurso de las pesquisas, se propinaron varios golpes a la estructura, destacando cuatro capturas y la incautación de 9.600 dosis de alucinógenos.

“En coordinación con el CTI, y bajo el liderazgo de la Fiscalía, funcionarios de la Sijín lograron recolectar pruebas que contribuyeron a obtener las órdenes de captura contra Robert Andrés Noguera, conocido en el argot criminal como ‘Pecho’ y supuesto líder de la organización; Faiver Lugo Poscue, conocido como ‘El Mono’ y aparente coordinador de turno para la entrega de los estupefacientes; mientras que Betty Méndez, conocida como ‘Bety’; Álvaro Ibarra, conocido como ‘Álvaro’; y Yeiny Fernanda Valencia, serían expendedores del alcaloide”.

Estas personas fueron requeridas por los delitos de concierto para delinquir y fabricación, tráfico y porte de estupefacientes. Una vez obtenidas éstas órdenes, se desplegó un operativo simultáneo en los barrios Tovar Zambrano y Andes Bajos de Florencia, donde a través de un allanamiento se hicieron las detenciones y se decomisaron 3.600 gramos de estupefacientes, una pistola, cinco celulares y elementos varios para la dosificación de los alucinógenos.

“En el procedimiento de captura y judicialización, los investigadores descubrieron que tres integrantes de la organización presentan más de 12 anotaciones judiciales por los delitos de hurto calificado y agravado, fabricación, tráfico y porte de estupefacientes e insistencia alimentaria”.
 

Nuevamente, un cargamento de casi 50.000 gramos de base de cocaína fue incautado por las autoridades de Caquetá cuando el alucinógeno era transportado hacia el oriente del país.

El comandante del Departamento de Policía en Caquetá, coronel Oscar Lamprea, explicó que uniformados de la Compañía Antinarcóticos de la Policía, en coordinación con tropas del Batallón de Ingenieros Militares N 12 General Liborio Mejía, registraron un vehículo a la altura de la unidad militar y encontraron el estupefaciente.

“Al momento de revisar el automotor, el canino antinarcóticos alertó a los policías, quienes hallaron al interior de la llanta de repuesto varios tarros que contenían 49.670 gramos de base de cocaína. Por esta razón, se capturó a un hombre y una mujer que se movilizaban en el vehículo”.

Así mismo sostuvo que tanto el carro como las personas fueron trasladadas hasta las instalaciones del Comando de Policía, donde encontraron los otros tarros en el tanque de gasolina.

“Según las primeras indagaciones, presuntamente la sustancia pertenecería a grupos disidentes que operan en esta parte del país y tenía como destino el oriente colombiano para, posteriormente, ser comercializada en los países vecinos de Venezuela y Brasil. Con este resultado, se previene la distribución y consumo de casi 50.000 dosis de alucinógenos, evitando afectaciones a la salud de las personas y alteraciones a la seguridad y convivencia ciudadana”.

El alto oficial finalmente dijo que las personas detenidas y el material decomisado fueron dejados a disposición de la fiscalía de turno URI por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Con el fin de contrarrestar el flagelo del tráfico de estupefacientes, las autoridades desarticularon una banda denominada ‘Los Pericos’, la cual operaba en Caquetá, Putumayo y Huila.

El comandante del Departamento de Policía en Caquetá, coronel Oscar Lamprea, explicó que, en las últimas horas, fueron capturadas siete personas que, al parecer, integraban dicha organización.

“Fueron más de tres meses de investigación y seguimiento a estas personas que presuntamente distribuían seis mil dosis de alucinógenos mensuales en los tres departamentos a través del narcomenudeo y utilizando a varias mujeres y hombres para el transporte de la sustancia desde el Putumayo y Cauca hacia Mocoa, Florencia y Altamira, Huila, donde eran comercializadas en las viviendas conocidas comúnmente como ‘ollas’”.

Agregó que esta actividad ilícita dejaba una ganancia cercana a los 12 millones de pesos cada 30 días.

“Se logró obtener material probatorio y evidencia física que permitió obtener las órdenes de captura contra dos hombres conocidos con los alias de ‘Calvo’ y ‘Tocayo’; además, dos mujeres con los sobrenombres de ‘Las Gemelas’, una como ‘Mechis’ y otra más que aún no ha sido identificada junto con Edilma Bastidas, quien sería la persona encargada de transportar el alucinógeno y expenderlo para ser judicializados por los delitos de concierto para delinquir y tráfico, fabricación y porte de estupefacientes”.

De acuerdo con el oficial, para tal fin se desplegaron acciones de seguimiento y localización de estas personas que fueron detenidas en Florencia; Puerto Caicedo, Putumayo; y Timaná, Huila.

“También se conoció que todos los capturados presentan anotaciones judiciales por delitos como concierto para delinquir, lesiones personales, calumnia y tráfico, fabricación y porte de estupefacientes”.

 

En primera instancia y tras lograr un preacuerdo para obtener rebaja de penas, un juzgado especializado de Florencia condenó a seis integrantes de la banda delincuencial ‘La Comuna’, la cual estaba dedicada al tráfico de estupefacientes al menudeo en el sector de la Ciudadela Habitacional Siglo XXI y tenía injerencia en los barrios El Laguito, Brisas del Dedo, Villa Clara, El Timi y Dosquebradas.

En desarrollo de la investigación, en la que se logró infiltrar esa estructura con un agente encubierto durante seis meses, una Fiscalía especializada de la Seccional Caquetá logró demostrar la culpabilidad de procesados en los delitos de concierto para delinquir en concurso heterogéneo con tráfico de estupefacientes.

“El ente acusador evidenció que ‘La Comuna’ comercializaba marihuana, bazuco y perico en pequeñas cantidades de manera indiscriminada en las citadas zonas, lo que conllevó al incremento de hurtos a personas y residencias”, explicó una fuente.

Así mismo, el material probatorio mostraba la culpabilidad de las seis personas capturadas, quienes pactaron un preacuerdo a través del cual se les degradó su responsabilidad de autores a cómplices y se les concedió una rebaja en las penas a purgar.

Los condenados

Martín Manrique Pérez, condenado a 59 meses de prisión por su participación en cinco hechos de tráfico de estupefacientes; William Ñustes Vela, condenado a 53 meses de cárcel porque se le comprobaron dos ventas; Yonny Alexis Sáenz Villegas, condenado a 59 meses de prisión por cinco hechos de tráfico de estupefacientes; Luis Felipe Martínez Hurtado, sentenciado a 57 meses de prisión por cuatro hechos jurídicamente relevantes; Esneider Chaux Muñoz, purgará 51 meses de cárcel luego de que se comprobó su participación en un hecho de tráfico de estupefacientes; y Víctor Alfonso Muñoz Garzón, fue condenado a 53 meses de prisión por su participación en dos hechos de tráfico de sustancias ilícitas.

Cabe anotar que, por estos mismos hechos, el 14 de mayo de este año fueron condenados también por la figura jurídica de preacuerdo, Jhon Fredy Tapiero Perdomo y Dayro Arlex Muñoz Hurtado a 32 y 34 meses de cárcel, respectivamente, por tráfico de estupefacientes.

En las últimas horas, se desarrollaron operaciones simultáneas y conjuntas entre la Policía Nacional y el CTI de la Fiscalía para desarticular dos viviendas que eran utilizadas para comercializar estupefacientes en el municipio de Curillo, sur de departamento.

El coronel Oscar Lamprea, comandante de la Policía en Caquetá, explicó que los uniformados llegaron a los barrios Jardín y Turbay para, además, capturar tres mujeres e incautar estupefacientes.

“Con el objetivo de atacar frontalmente los fenómenos que tratan de desestabilizar la convivencia y seguridad ciudadana, funcionarios de la SIJIN y el CTI recolectaron elementos, material probatorio y evidencia física para que las autoridades judiciales autorizaran las diligencias de registro y allanamiento a las dos viviendas que estaban comercializando estupefacientes en pequeñas cantidades”.

Por esta razón, tras varios días de investigación y seguimiento a estos lugares a los que llegaban niños, adolescentes y adultos, se arribó a las dos casas donde estaban tres mujeres identificadas como Maryori, Diana y Mayerli, quienes fueron detenidas por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes y fueron dejadas, junto con la sustancia, a disposición de la Fiscalía Novena Seccional de Florencia.

“A estas féminas se les halló 2.300 dosis de alucinógenos listas para su distribución y elementos para la dosificación de la sustancia que apaga los sueños y metas de las personas, especialmente de los infantes y adolescentes al causar adicción y mendicidad”.

Luego de varios meses de investigación, la Compañía Antinarcóticos de la Policía, en coordinación con el Ejército Nacional, logró ubicar en la vereda Alta Victoria, zona rural de Florencia, un laboratorio para el procesamiento de base de coca, la cual era comercializada en el departamento y demás ciudades del sur del país.

El coronel Oscar Lamprea, comandante del Departamento de Policía en Caquetá, explicó que funcionarios de inteligencia y policía judicial recolectaron material probatorio para desarrollar la operación contra el narcotráfico.

“Encontraron funcionando una estructura adecuada para el procesamiento mensual de 48 mil dosis de alucinógenos. Una vez obtenida la información se coordinó y planeó con el Ejército Nacional un operativo para contrarrestar la producción y distribución de alucinógenos en el país”.

Varios uniformados se trasladaron al lugar y destruyeron el complejo construido en madera y zinc. Además, encontraron 2.705 gramos de base de cocaína, 20 galones de insumos líquidos, 38 kilogramos de insumos sólidos y no se presentaron capturas.

Aunque no se presentaron capturas, la Armada Nacional de Colombia incautó gran cantidad de insumos para el procesamiento de alcaloides en Caquetá y Putumayo que pertenecerían a las disidencias.

De acuerdo con el brigadier general de Infantería de Marina Sergio Alfredo Serrano Álvarez, comandante de la Fuerza Naval del Sur, este resultado se produjo durante el desarrollo de operaciones de vigilancia, interdicción y seguridad fluvial.

“Efectivamente se logró la incautación de 262 kilos de insumos sólidos, 885 galones de insumos líquidos, 18.93 kilos de pasta de coca y 40 kilos de hoja de coca macerada. Las operaciones fueron desarrolladas en diferentes lugares de los departamentos de Caquetá y Putumayo”.

De manera conjunta con el Ejército Nacional, la Fuerza Aérea Colombiana y bajo la coordinación de la Policía Nacional, localizaron y destruyeron de forma controlada seis estructuras ilegales para el procesamiento de estupefacientes.

“Tres de estas estructuras pertenecerían presuntamente al Grupo Armado Organizado Residual Estructura 48 y las tres restantes al Grupo Armado Organizado Residual Estructura 1. Lo que buscamos es afectar directamente las finanzas de las organizaciones criminales que delinquen en el suroriente del país y reducir la afectación al medioambiente que se produce en estos lugares debido al uso indiscriminado de productos químicos tóxicos”.

En la bodega de una reconocida empresa de encomiendas de Florencia, se logró la incautación de gran cantidad de insumos líquidos para el procesamiento de estupefacientes. 

El comandante del Departamento de Policía en Caquetá, coronel Oscar Lamprea, sostuvo que tras recibir la información precisa, llegaron al sitio para proceder con el decomiso del producto que venía procedente de la ciudad de Ibagué. 

“En coordinación con el Grupo de Caballería Mecanizado N 12 General Ramón Arturo Rincón Quiñones de la Décima Segunda Brigada, funcionarios adscritos a la Compañía Antinarcóticos Número Dos ubicaron y destruyeron 80 galones de ácido sulfúrico, utilizado para el procesamiento de base de coca”.

Agregó que dichos galones venían rotulados con etiquetas de productos agrícolas como fertilzantes para despistar a los empleados de la empresa de encomiendas. 

“A través de engaños a los empleados de la empresa, enviaron la encomienda que tiene un valor de tres millones 96 mil pesos desde Ibagué y tenía como destino el norte del Departamento a un grupo armado ilegal”. 

Tras realizar las pruebas con técnicas periciales, se constató que se trataba efectivamente de ácido sulfúrico, sustancia química utilizada para el procesamiento de la hoja de coca a pasta y también en la conversión de pasta base de coca en cocaína.

Página 1 de 2

FACEBOOK

INSTAGRAM

Top