Mostrando artículos por etiqueta: minería ilegal

Porque Víctor Manuel Cervo Chico y los hermanos Hermidez y Herminson Zapata Legro fueron capturados presuntamente porque estarían vinculados con delitos en contra del medio ambiente en Caquetá, un fiscal especializado le solicitó a un juez de control de garantías que cobijara con medida de aseguramiento domiciliaria a tres personas.

El director de Fiscalías en Caquetá, Diego Peñuela Reina, explicó que la determinación fue adoptada el pasado 22 de abril.

“Estos hombres fueron imputados como presuntos responsables de los delitos de daño en los recursos naturales, contaminación ambiental y explotación ilícita de yacimiento minero luego de ser capturados en flagrancia en zona rural del municipio de Albania cuando, al parecer, realizaban actividades de explotación minera a cielo abierto de manera irregular”.

De paso, recordó que ninguno de los cargos fue aceptado por los procesados, pese a que estarían supuestamente causando una grave afectación a los recursos naturales.

“Al verificar con la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, y con la Agencia Nacional de Minería, ANM, se constató que los implicados no contaban con los permisos requeridos para explotar dicho terreno geográfico”.

Peñuela Reina enfatizó en que a los implicados les fue incautada una maquinaria que fue destruida con posterioridad.

Un despacho especializado de la Fiscalía General de la Nación en Caquetá, le imputó cargos a Jhon Jairo Galeano, Huber Vargas Arciniegas y Jhon Franklin Vargas porque serían presuntos responsables de los delitos de explotación ilícita de yacimiento minero y otros materiales, y daño en los recursos naturales.

Diego Peñuela, director seccional de Fiscalías, explicó que los tres implicados fueron capturados en flagrancia en la vereda San José, a la altura de la quebrada que lleva el mismo nombre en el municipio de El Doncello, norte de Caquetá.

“Estos procedimientos estuvieron a cargo de servidores adscritos al grupo de Investigación Judicial de Delitos Contra el Medio Ambiente y Contrabando del CTI de la Seccional Caquetá y miembros de la Sijín de la Policía Nacional y el Ejército. Estos hombres se encontraban cargando material de arrastre del río de manera ilegal, utilizando dos volquetas y maquinaria amarilla de propiedad de la Alcaldía Municipal. Al momento de solicitarles los permisos para dicha actividad, ninguno de los implicados presentó documentos que los avalara para dicha tarea”.

Agregó que, en este caso, se evidenció el daño ambiental causado a la quebrada, el cual fue verificado por funcionarios de Corpoamazonia.

“En desarrollo de las audiencias, se solicitó la legalización del procedimiento de incautación con fines de comiso de dos volquetas y de la máquina amarilla que tenían en su poder. Ninguno de los implicados aceptó los cargos imputados y deberán seguir compareciendo al proceso en libertad”.
 

En la vereda Calle San Juan, zona rural del municipio de Curillo, las autoridades ubicaron y destruyeron nueve dragas con las que se estaba extrayendo oro del río Caquetá y realizando labores de minería ilegal.

El brigadier general Jorge Herrera, comandante de la Sexta División del Ejército, explicó que tropas del Comando Operativo Júpiter y del Batallón de Operaciones Terrestres N 22, en una operación conjunta con el Batallón de Infantería de Marina N 33 de la Armada Nacional y en coordinación con la Policía Nacional, se logró este importante resultado en pro del medio ambiente.

“Además de las nueve dragas, fueron destruidos 17 motores, motobombas, tres botes artesanales, tubos, nueve rampas con cañones, canecas con mercurio, mangueras, químicos y demás elementos necesarios para llevar a cabo estas actividades con las que se extraía oro del río Caquetá, lo que contaminaba este importante afluente. Sabemos que el material incautado pertenecía a la delincuencia común”.

Según el alto oficial, se procedió igualmente con la captura en flagrancia de dos hombres y una mujer, quienes serían los responsables de desarrollar estas labores.

“Estos sujetos fueron puestos a disposición de las autoridades competentes por los delitos de contaminación ambiental y explotación ilícita de yacimientos mineros. De esta manera se afectan las finanzas de las estructuras criminales, al tiempo que se impide continuar con el daño ambiental en la región. Sobre la producción ilícita que dejaban estas dragas, se estaría extrayendo alrededor de 1000 gramos de oro al mes, lo que representaba ingresos superiores a los 220 millones de pesos mensuales”.

 

En una operación conjunta, la Fiscalía General de la Nación y la Policía Nacional ubicaron y destruyeron 10 ‘dragones’, estructuras de dos niveles que succionan grandes cantidades de tierra y minerales de los ríos; y, de paso, judicializaron a tres personas.

Según el ente acusador, las labores investigativas pusieron al descubierto una agresiva actividad de extracción ilícita de oro sobre el Río Puré, fuente hídrica ubicada en una zona de especial protección reconocida como Parque Nacional Natural por su diversidad ambiental que se encuentra ubicada en el Amazonas y que sirve de albergue a Los Yurí, una de las pocas etnias aisladas por voluntad propia del país.

“Se hizo una verificación en el área. A lo largo del cauce, fueron ubicados 10 ‘dragones’ que ingresaron de Brasil y avanzaban en territorio colombiano por el Río Puré vertiendo toneladas de sustancias tóxicas a las aguas, operación criminal estaría a cargo de dos estructuras conocidas como ‘Los Caqueteños’ y ‘Yapurá’.

Durante las diligencias se encontraron las máquinas en pleno funcionamiento y, adicionalmente, fueron hallados elementos probatorios como agendas con registros sobre la producción ilegal, celulares, combustible y mercurio”, explicó una fuente de la Fiscalía.

De igual manera, se constató el grave daño ambiental que el dragado habría generado en el corazón de la Amazonía y ponía en riesgo la sostenibilidad del pueblo indígena Los Yurí. En ese sentido, el personal de la Policía destruyó los ‘dragones’ como lo establece la normatividad.

“En el lugar fueron capturados tres hombres, dos ciudadanos brasileños y uno colombiano. Un fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos imputó a los extranjeros el delito de violación de fronteras para la explotación o aprovechamiento de los recursos naturales, mientras que a la otra persona le formuló cargos por explotación ilícita de yacimiento minero, invasión de áreas de especial importancia ecológica, daño a los recursos naturales y contaminación ambiental”.

En la vereda Palmeras del municipio de Curillo, sur de Caquetá, tropas del Batallón de Infantería N 35 Juanambú de la Décima Segunda Brigada y el Batallón de Fuerzas Especiales Urbanas N 6, en una operación conjunta con la Fuerza Aérea Colombiana y en coordinación con la Policía Nacional y el CTI de la Fiscalía, se logró la ubicación y posterior destrucción de cuatro dragas y otros elementos con los cuales se extraía ilegalmente oro del río Caquetá.

El brigadier general Jorge Hernando Herrera Díaz, comandante de la Sexta División del Ejército, explicó que el material incautado pertenecía a las disidencias.

“Al lugar llegaron las tropas para ubicar la zona donde se venían desarrollando actividades de minería ilegal, hallando cuatro dragas para la exploración y explotación ilícita, motores, motobombas, tubos, mangueras, químicos y demás elementos necesarios para llevar a cabo estas actividades que causan un daño significativo a los afluentes hídricos y, desde luego, en las comunidades que viven y se benefician de la pesca”.

Según el alto oficial, semanalmente lograban sacar entre 400 y 500 gramos de oro, lo que representaba ingresos superiores a los 60.000 millones de pesos.

“Estos elementos pertenecían al Grupo Armado Organizado Residual Carolina Ramírez. Cabe resaltar que, en lo corrido del 2020, se ha logrado la destrucción de 20 dragas y 26 motobombas con las que se adelantan atentados contra los ríos y el ecosistema de esta parte del país por parte de grupos al margen de la ley”.

El Comando Operativo Júpiter, con tropas del Batallón de Operaciones Terrestres N 21, en coordinación con la Policía Nacional, logró la destrucción de tres dragas con las que se extraía oro de manera ilícita en el municipio de Puerto Caicedo, Putumayo. 

El brigadier general Jorge Herrera, comandante de la Sexta División, explicó que durante la operación se capturaron tres personas. 

“Este resultado es un importante golpe en contra de la explotación ilícita de yacimientos mineros, el cual se logró dar en la quebrada Las Cabeceras del Mansoya, en cercanías al casco urbano de Puerto Caicedo. En este lugar, fueron halladas tres dragas para la exploración y explotación ilícita de yacimientos, tres motobombas, motores, tubos, mangueras y demás elementos necesarios para llevar a cabo estas actividades que causan un daño significativo a los afluentes hídricos y la fauna de este departamento”. 

Agregó que, de este afluente, se surtía el agua potable a diferentes comunidades del Putumayo, al tiempo que se logró aprehender a tres personas, quienes fueron dejadas a disposición de las autoridades competentes para su respectiva judicialización. 

“Conocíamos que en este punto se desarrollaban actividades de minería ilegal y, por esta razón, decidimos lanzar la operación para contrarrestar de manera significativa este flagelo”. 

Según el oficial, en los próximos días continuarán desarrollando este tipo de operaciones en el sur del país.  

 

 

FACEBOOK

INSTAGRAM

Top