Mostrando artículos por etiqueta: programas de desarrollo con enfoque territorial

Habitantes de la vereda Trocha Diez del municipio de Valparaíso, sur de Caquetá, fueron los beneficiarios de un sistema de baterías sanitarias y el cambio de cubierta en la institución educativa rural Santiago de la Selva, sede Santa Fe. El proyecto, tuvo una inversión de 112 millones de pesos y con él se contribuye a mejorar la infraestructura destinada al aprendizaje de los menores.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en la subregión de la Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño, explicó que el sistema de baterías consta de cinco lavamanos, tres tazas sanitarias, barras para facilitar el acceso de estudiantes con capacidades diversas, dos tanques de 500 litros cada uno, instalaciones eléctricas, enchapes, pozos sépticos para manejo de aguas y puertas metálicas.

“Tanto los niños como las niñas que van a los estos beneficiarios directos, van a comenzar a disfrutar de este espacio para mejorar obviamente las condiciones en la sede. Así mismo, el cambio de la cubierta incluyó la instalación de canal en lámina galvanizada, bajante para aguas lluvias, vigas metálicas y tejas arquitectónicas máster”.

Al respecto, Luz Mary Vega, docente de la institución educativa Santiago de la Selva, sede Santa Fe, reconoció los beneficios de esta obra porque, a través de las iniciativas PDET, están mejorando las condiciones en las que los menores asisten a sus clases y, por ende, la calidad de vida.

“Este proyecto era necesario debido a que tanto las baterías como la cubierta, presentaban deterioro por el tiempo y el uso; además, ya habían cumplido su ciclo de utilidad. Venía el viento y nos arrancaba las tejas, las botaba lejísimos y todo se nos mojaba por dentro porque llovía”.

En el marco de la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del Conflicto, la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en la subregión Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño junto con la Unidad para las Víctimas le recordaron al país que una de cada tres personas que viven en los 170 municipios que hacen parte de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, han sido víctimas de la violencia y que son ellas quienes están en el centro de todos los esfuerzos de la política de Paz con Legalidad.

De acuerdo con el consejero presidencial para la Estabilización y Consolidación, Emilio Archila, en esta subregión se han invertido 9.500 millones de pesos para reparar a las víctimas.

“Desde 2019 se han ejecutado 12 proyectos de fortalecimiento social y comunitario, aunados a las iniciativas de reparación que se están gestando en el territorio para resarcir el daño que han padecido las comunidades en el marco del conflicto”.

Una de ellas es la medida de reparación colectiva a la comunidad de las veredas Fragua Delicias, La Tortuga y Puerto Torres de la inspección de Puerto Torres, zona rural de Belén de los Andaquíes, donde se implementa un proyecto para el establecimiento de una unidad productiva piscícola comunitaria.

“Luchando con fuerza hemos estado saliendo adelante y con la ayuda de estos proyectos nos apoyan bastante para poder volver a encajar en el camino que veníamos realizando”, expresó Samuel Ramos González, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal de la inspección de Puerto Torres.

En un acto simbólico en el que participaron representantes de las comunidades de zona rural del municipio de San José del Fragua, se puso la primera piedra para la ejecución de un proyecto a través del cual se construirán 300 baterías sanitarias para beneficiar a 1.500 personas.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia para la Renovación del Territorio, ART, en el departamento, sostuvo que la iniciativa tendrá una inversión de 5.864 millones de pesos.

“Las veredas beneficiadas son Alto Fragua, Bellavista, Cafetales, El Cristal, El Luna, El Rosario, El Vergel, La Esperanza, La Gallineta, La Esmeralda, La Unión, La Paz, La Primavera, La Recreo, La Tigra, Las Iglesias, Mirador, Monterrey, Triunfo San Pedro, Valdivia y Alto San Isidro. Los recursos para hacer realidad este sueño de los fragüeños provienen del Órgano Colegiado de Administración y Decisión, OCAD, Paz tras gestiones de la Administración Municipal”.

Respecto al tema, Albeiro Palomo, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda El Luna, mostró su satisfacción al saber que después que las comunidades dieron a conocer los proyectos que querían hacer realidad, hoy se esté cumpliendo con uno de ellos.

Las obras se ejecutarán en un lapso de ocho meses y, con ellas, se apunta a reactivar la economía con la generación de empleo de la mano de obra no calificada y el suministro de alimentos para el personal que se encargará de la construcción de las baterías sanitarias, las cuales estarán compuestas por un inodoro, una ducha, lavamanos con enchape, ducto con tanque elevado en la parte exterior, un lavadero y pozo séptico.

Cabe señalar que, además, se les dará tratamiento a las aguas residuales domésticas para reducir los índices de contaminación.

En el auditorio Monseñor Torasso de la Arquidiócesis de Florencia, en medio de una ceremonia religiosa y de un homenaje póstumo, dos familias caqueteñas le pusieron fin a la búsqueda de sus seres queridos, quienes desaparecieron en circunstancias confusas ocurridas en medio del conflicto y que, aún hoy, son objeto de investigación.

“La familia es como un árbol, las ramas toman rumbo diferente, pero las raíces seguirán por siempre siendo las mismas”, decía una de las carteleras escrita por uno de los familiares que acudió al evento.

Hace 20 años, a partir de la denuncia, la Fiscalía General de la Nación inició el proceso de búsqueda, exhumación e identificación con las muestras biológicas tomadas de manera previa a los familiares y haciendo el respectivo cotejo en el banco de información de Medicina Legal.

Confirmada la identidad de cada uno de los cuerpos, la Unidad para las Víctimas procedió al acompañamiento psicosocial a los familiares, preparándolos para la entrega simbólica de sus seres queridos, quienes son víctimas de desaparición forzada y asesinato.

Ante el impacto emocional que generan estos hechos, los psicólogos de la entidad habilitan espacios para la expresión del dolor, la superación del duelo y producir un efecto reparador en las víctimas, respetando los ritos o costumbres propias de los dolientes.

En ese acompañamiento, se garantizó la participación de 21 familiares que recibieron apoyo económico para alimentación, hospedaje, transporte y costos funerarios.

“El paso del tiempo no logró opacar nuestro dolor. En parte, nos genera tranquilidad haber podido darles cristiana sepultura en el cementerio central de Florencia gracias a la Fiscalía y al acompañamiento de la Unidad para las Víctimas”, indicó uno de los asistentes quien pidió omitir su nombre.

 

Comunidades de las veredas El Castillo, La Chontillosa y La Libertad, ubicadas en zona rural del municipio de Solita, cuentan ahora con nuevas obras de mejoramiento vial terciario, las cuales son ejecutadas en el marco de la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en la subregión de la Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño, explicó que en el proyecto, que se ejecutó en tres meses, fueron invertidos 596 millones de pesos en las etapas de estructuración y construcción, recursos provenientes de la estrategia ‘Obras PDET’.

“Son obras que tienen un alcance de beneficio superior a 300 familias que fueron identificadas en el marco de la construcción de los PDET y que, efectivamente, están alineadas con infraestructura rural y adecuación de tierras”.

Dentro de los trabajos, se construyeron dos alcantarillas y un boxculvert en la vereda El Castillo, tres alcantarillas y un boxculvert en el tramo La Chontillosa – Las Brisas y un boxculvert en la vereda La Libertad.

Frente a esto, Consuelo Gutiérrez, presidenta del Comité de Vías Pro - Carreteras Chontillosa Medio, sostuvo que ya no van a sufrir cuando se presenta la ola invernal en la región.

“En la temporada de invierno ya no vamos a sufrir por el barro, ya que por ahí pasaba una lechera y a nosotros, que vivimos en la parte de arriba, se nos dificultaba porque se armaba un barrial muy feo. Ahora ya no vamos a tener que cuajar la leche sino que vamos a poder sacarla todos los días”.

Estas obras, según se conoció, tendrán una vida útil de 30 años y, para el caso de las alcantarillas, fueron construidas con tubería de 36 pulgadas en concreto reforzado, mientras que las cajas de los boxculvert fueron hechas en acero con sus respectivas aletas para garantizar el paso de tráfico pesado.

 

Los niños y adolescentes de los 16 municipios del departamento del Caquetá y Algeciras, Huila, cuentan con nueva infraestructura para el desarrollo de sus actividades académicas y deportivas en este regreso a la presencialidad.

Esto, gracias a la inversión de 38.843 millones en 62 proyectos gestionados en el marco de la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, de los cuales 48 están terminados.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en la subregión Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño, explicó que, con estas iniciativas, los menores de esta parte del país podrán disfrutar de placas deportivas, baterías sanitarias, cerramientos y aulas de clases que mejoran sus condiciones educativas.

“Un ejemplo de esto, es la terminación de un aula en la Institución Educativa Rural Niña del Carmen, sede La Sonora en El Paujil, donde 12 menores de seis veredas aledañas culminaron el grado once durante el 2021”.

En ese mismo sentido, Enoc Suárez Medina, padre de dos estudiantes beneficiados, explicó que, como comunidad, ven que los PDET les han traído muchos beneficios; uno de ellos, por ejemplo, que los hijos no estudiaban porque las familias no tenían dinero o no tenía cómo dejar a sus hijos en El Paujil.

“Al darse esta oportunidad, en esta escuela ellos ya están estudiando, unos están en décimo y otros en once”.

En una apuesta por fortalecer las capacidades de las comunidades rurales, indígenas, negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras de la subregión de la Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño, se realizó el primer encuentro formativo para el seguimiento de los proyectos de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, evento al que asistieron 34 delegados de los Grupos Motor de los 16 municipios del departamento del Caquetá.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en la subregión Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño, explicó que en este espacio los representantes de las comunidades fueron capacitados en las etapas de un proyecto, seguimiento participativo a los mismos y en el manejo de herramientas como el Visor de Inversiones PDET.

“Actualmente, para esta parte del país, pueden ser consultados con este mecanismo 314 proyectos terminados, ejecutados y entregados con una inversión superior al billón de pesos, recursos provenientes de las distintas fuentes de financiación como el OCAD Paz, Obras por Impuestos, Obras PDET, Fondo Colombia en Paz y del Presupuesto General de la Nación”.

Dicha herramienta puede ser consultada en la dirección https://centralpdet.renovacionterritorio.gov.co/inversion-nacional/, donde se aclaran dudas de las iniciativas que se desarrollaron y se están ejecutando por estos días.

En ese sentido, Farid Murcia, delegado del Grupo Motor del municipio de Cartagena del Chairá, mostró su complacencia al conocer este portal web, dado que son las comunidades el sujeto primario para sacar adelante los PDET y, por ende, su participación debe ser activa.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, ICBF, en Caquetá, continúa acompañando a los 16 municipios PDET de la región en lo que tiene que ver con la educación rural y primera infancia, derecho a la alimentación y a la seguridad alimentaria de los niños del departamento.

Por esta razón, ha enfocado sus esfuerzos en la atención de más de 16 mil menores, previniendo la desnutrición y otros riesgos.

Bertulio Cabrera Plazas, director de la entidad en esta parte del país, explicó que en articulación con los entes territoriales se sigue trabajando de manera conjunta para identificar a la población menor de cinco años que aún no ha sido atendida dentro de la oferta institucional en estos municipios.

“Durante la vigencia 2021, el ICBF ha avanzado en la focalización de la población ubicada en zonas rurales y rurales dispersas dadas sus necesidades, haciendo la solicitud para la ampliación de la cobertura en las modalidades de Primera Infancia en los 16 municipios PDET”.

Frente al derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria, el Instituto ha acompañado a la población y socializado la formulación, implementación y evaluación de los planes municipales y departamentales de Seguridad Alimentaria y Nutricional, además de la garantía del derecho a la alimentación.

“Adicionalmente se viene ejecutando la modalidad ‘1.000 Días para Cambiar el Mundo’, la cual busca prevenir la desnutrición en niños menores de cinco años, así como en mujeres gestantes con bajo peso, logrando la entrega de 108.270 kilos de bienestarina y 3.532 kilos de alimento para mujer gestante y madre en periodo de lactancia en lo que va corrido del año”.

Con la participación de los delegados de los 16 municipios del departamento del Caquetá, así como de Algeciras, Huila, y representantes de la Instancia del Mecanismo Especial de Consulta de las Comunidades Étnicas, se validó la hoja de ruta para la implementación de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, en la subregión de la Cuenca del Caguán y Piedemonte Caqueteño.

Diana Cristina Gómez Reyes, coordinadora de la Agencia de Renovación del Territorio, ART, en esta parte del país, explicó que estas iniciativas deberán ser dinamizadas en el marco de la articulación institucional y tendrán incidencia en los planes de desarrollo municipales.

“Esta actividad, que inició en el mes de abril con ejercicios de cartografía social, permitió que las comunidades identificaran las condiciones de difícil acceso en salud, educación, los flujos laborales, el acceso al agua, los servicios de energía, el estado de las vías y la deforestación con el fin de tener una radiografía de sus territorios”.

Así mismo, se dieron a conocer los escenarios meta para proyectar la región a 15 años y se establecieron los proyectos estratégicos que requieren de un mayor dinamismo para su implementación en los 17 municipios de la subregión.

“Fue así como de las 3.322 iniciativas que quedaron consignadas en el Plan de Acción para la Transformación Regional, PATR, que le dio vida a los PDET, se identificaron 325 iniciativas por las comunidades campesinas, 108 indígenas y 13 por parte de las comunidades afro”.

En el caso de las comunidades campesinas, se le dio mayor importancia a 82 iniciativas enfocadas al componente de reactivación económica y producción agropecuaria, mientras que la Mesa de Concertación Permanente de los Pueblos Indígenas de Caquetá priorizó 108 iniciativas enfocadas al Ordenamiento Social de la Propiedad Rural y Uso del Suelo, así como a las de Infraestructura.

Finalmente, los delegados de la Consultiva Departamental Afro del Caquetá priorizaron 13 iniciativas, dándole más peso a los temas de reconciliación, convivencia y paz, así como de reactivación económica y producción agropecuaria.

A tres años de la implementación de los acuerdos de paz, el consejero presidencial para la Estabilización y la Consolidación, Emilio Archila Peñalosa, liderará mañana desde la ciudad de Florencia una jornada de seguimiento a los proyectos que actualmente se ejecutan en la región.

“A la fecha, la inversión en las diferentes obras de los Programas de Desarrollo con Enfoque Territorial, PDET, ascienden a los 840 mil millones de pesos en la región Caquetá y Piedemonte Caqueteño”.

De otro lado, Juan Carlos Mahecha Cañón, director del Fondo Colombia en Paz, FCP, explicó las iniciativas que avanzan en la región y otras dos que inician en las próximas semanas.

“Tenemos ocho proyectos que se encuentran en fase de ejecución. Todos ellos cuentan con un enfoque de conservación ambiental y sostenibilidad para reactivar la economía a través de acuerdos cero deforestación y buenas prácticas agrícolas”.

De paso, recordó que en estas ideas hay un total de 1.102 campesinos beneficiarios, donde el 39% son mujeres rurales, se intervienen 3.429 hectáreas a través de acuerdos de cero deforestación y que los principales productos de estos proyectos son leche, cacao y limón.

“En las próximas semanas iniciarán otras dos iniciativas lideradas por el Fondo Colombia en Paz y apoyados por Cooperación Internacional. El primero tiene que ver con obras de infraestructura para el mejoramiento de la red terciaria de Morelia, Valparaíso y San José del Fragua que incluyen además fortalecimiento institucional, las cuales costarán 11.8 millones de euros que contempla la construcción de alcantarillas, box coulvert, afirmado, muros de contención, placas huella, entre otros, en 173.6 kilómetros de intervención”, afirmó Mahecha Cañón.

La segunda obra se denomina Voces del Territorio, donde se construirán lazos de confianza con jóvenes, mujeres, líderes, población étnica y LGTBIQ+ para fortalecer sus capacidades humanas, sociales y técnicas.

Página 1 de 3

FACEBOOK

Instagram

Top